Archivo para Gantz

Gantz, esa lenta y perturbada parafernalia II

Posted in Autores, Cine, Comics with tags , , , on septiembre 13, 2010 by deepfocusmagazine

A estas alturas es evidente el rodeo para hacer referencias directas al desarrollo de Gantz más allá de lo ya dicho de la premisa inicial, pero se debe más a un contrato con el suspenso narrativo que otra cosa, porque como sucedió con la serie Lost, cada una de las entregas de la publicación, en lugar de amortiguar la duda, la amplían a partir de las implicaciones argumentales propuestas desde su comienzo. Pero el toque magistral de la serie se deriva del carácter expuesto a partir del séptimo y octavo tomos.

Quién sabe si en forma del todo explícita, como un descubrimiento a mitad del camino, simple azar, madurez repentina o qué cosa, pero el autor parece descubrió el potencial intrínseco de su historia y con el sadismo propio de un creador que se sabe dueño absoluto de su criatura, se atrevió a extender indefinidamente los recursos de su relato, no sin el compromiso de instalar premisas verosímiles para enriquecerlo.

Sucedió —haciendo un paralelo de origen también oriental— como en Chungking Express (Kar Wai, 94): de pronto, el autor decidió abandonar sin previo aviso la postura planteada con la narración, para desde allí dirigirse en otra dirección aun más compleja y elaborada que la premisa inicial. Incluso, confeccionada más allá de los límites que suelen trabajarse en el manga.

Justo cuando Gantz parecía enfilar hacia el entretenimiento onanista, cuando la mayoría de los títulos manga tienden a instalarse en el relajado cliché que involucra repetir hasta la náusea el leit motiv —casi una telenovela con poquísimas variaciones en cada una de sus entregas; expresión cultural con la inclinación a fuga esquizoide en la que a cambio de un establecimiento y desarrollo, el conjunto suele volverse irreal y espectacular conforme progresa el relato—, Hiroya hizo algo novedoso en el contexto del comic japonés: humanizó al protagonista Kei Kurono hasta volverlo del todo vulnerable.

Las simpatías iniciales con los personajes fueron despedazadas; no había pistas de hacia dónde seguiría el argumento, las amenazas pasaron de las contiendas programadas por los llamados inesperados de la esfera, a enfrentamientos en la vida cotidiana.

Solo, Kurono debía ingeniárselas para salir adelante y, para su propia sorpresa, descubrirse a sí mismo salvando la vida de otros seres humanos.

Allí, entre el tránsito del 2003-2004, ya se había programado una adaptación a anime, limitado a los confines de lo que suele contarse en series de televisión, con el desarrollo del manga antes de ese súbito giro de acontecimientos, pero Hiroya engrandeció el argumento a niveles que el equipo de producción no imaginó y decidió concluir la serie con un final completamente distinto a los esbozos de la publicación.

Por un lado hay quienes aseveran que todo se volvió hiperkinético e hipercaótico —cierto—, que todo parecía una carnicería sin razón de ser —también cierto—, con demasiados desnudos —ídem—, sangre, monstruos… Total y absolutamente cierto, sí, pero casi nadie habla del tono oscuro que permea Gantz, basado casi su totalidad en reacciones ante lo desconocido, a la vez que una especie de experimento formal muy ambicioso: internamente, desde que arrancó la serie, se da una evolución de las dimensiones argumentales, muy semejante a lo que se exploró en el comic norteamericano durante cinco décadas, pero condensado en un mismo título.

Es decir, una alianza inicial tipo Capitán América/Bucky, luego se transforma en El hombre araña, después en Los Vengadores y, ahora, ya en sus últimas etapas, en una guerra de escala cósmica en la que participa la galería de miembros del universo ya expuesto, también muy recurrida en el mundo del comic anglosajón. En cambio, mientras  se señalan sus biografías, en lugar de que estos personajes combatan enemigos ordinarios, lo hacen contra criaturas  de pesadilla.

GANTZ y la continuidad

Por allí de 2007, Dark Horse, una de las editoriales de comic alternativo más serias en Estados Unidos, decidió publicar Gantz ante la creciente popularidad del título entre foros, aficionados en Europa, indecisos en Estados Unidos y cautivados en Latinoamérica.

Mientras tanto, en Japón el título se ha consolidado hasta convertirse en el sueño dorado de un editor: 10 millones de ejemplares vendidos con la publicación del tomo 27, en pleno desarrollo de la etapa final del comic.

Pero tal y como reza la imagen, ahora falta esperar la llegada de una adaptación al cine programada para tener dos estrenos, en apariencia porque se siguió la mecánica de producción de Peter Jackson para El señor de los anillos.

Ya sea por la proximidad del estreno de la cinta o el interés en un relato enfocado en innovar y romper cánones, aquellos buscadores de una aventura por el placer de la aventura, GANTZ es garantía de ello.

Anuncios

Gantz, esa lenta y perturbada parafernalia I

Posted in Autores with tags , , , , on septiembre 5, 2010 by deepfocusmagazine

A inicios del nuevo milenio, en pleno auge de la euforia por todo cuanto tuviese que ver con manga y anime, una serie se abrió paso entre los jóvenes ávidos de nuevas historias y giros argumentales: Gantz.

Declarado desde el principio como un trabajo hecho a partir de influencias —Matrix y The Cube entre las más notables, incluso con reconocimiento del autor—, también había elementos de Men in Black, 2001: A Space Odyssey, The X-Files, Battle Royale, Ichi: The Killer, Tron, Ghost Busters, Westworld, Dead or Alive

En fin, guiños desmedidos apelando a la cultura popular en los medios masivos pero, como en casi todo manga que se precie de serlo, amalgamada de tal forma que bien se podía percibir propia y con recursos autónomos.

El punto de partida de la serie se da cuando unos estudiantes se reencuentran en el andén de uno de los trenes subterráneos de Tokyo. De hecho, uno de ellos, Masaru Kato, baja a rescatar a un indigente que cayó en las vías, aunque no logra mucho; es entonces cuando reconoce a Kei Kurono, su antiguo compañero de escuela, a quien le pide ayuda y con más remilgos que disposición este desciende para apoyarlo.

No obstante, la buena acción les cobra el gesto con creces, ya que se acerca el siguiente tren y ellos, con toda ingenuidad creen se detendrá tan pronto esté cerca de la estación.

Pero los gritos de quienes ven cómo se desarrollan los eventos terminan por convertir la buena acción en tragedia: las vías donde están corresponden al tren expreso que no hace paradas y marcha a toda velocidad.

Y justo allí, donde el argumento podría ser todo lo que se desarrolla tras el deceso de los jóvenes, en realidad es el inicio de la aventura.

Sin explicación alguna, ambos reaparecen dentro de un departamento del que no tienen detalles, entre otras personas a quienes no conocen, un perro y una esfera negra en el centro de una habitación amplia.

Ignorantes de cuanto sucede, se limitan a presentarse con los extraños, cuyo rasgo común con ellos es una muerte violenta fracciones de segundo antes de llegar a la habitación. No hay comunicación con el exterior para aquellos con teléfonos celulares entre sus pertenencias; aunque lo intenten, tampoco pueden girar las perillas de las puertas ni abrir las ventanas. Más allá de eso, nadie conoce el propósito de su estancia en el lugar, aunque hay quienes dicen que se encuentran en el paraíso.

Cuando disminuye la tensión, aparece la manzana de la discordia y los protagonistas ven con horror cómo se efectúa la llegada de nuevos personajes en el escenario.

El comité de bienvenida se distorsiona con la súbita llegada de la joven y el inicial clima de camaradería se desvanece para dar inicio a un conato de violación, que a su vez resulta interrumpido por la intervención de Masaru, así como la entrada en actividad de la esfera:

En primer lugar, deberán admitir su destino, ya que Gantz —la esfera— es ahora dueña de sus vidas y todas las instrucciones procedentes de ella, deberán ser cumplidas al pie de la letra; en caso contrario, serán ejecutados. Pero las instrucciones en la superficie están escritas como por la mano de un hacker, al igual que su sintaxis y construcción parecen producto de un interno de hospital psiquiátrico.

Aun así, la orden es clara: exterminar al extraterrestre cabeza de cebolla.

Tras ello, Gantz se abre para entregar uniformes y armamento que servirán en la captura de la presa, dejando al descubierto al habitante de la esfera.

Atemorizados y aun más confundidos, sólo Kurono decide uniformarse, mientras el resto del grupo elige las armas y en unos cuantos minutos, así como llegaron, todos los ocupantes de la habitación son transportados al campo donde iniciarán su cacería: Tokyo.

El fenómeno GANTZ

Abigarrada, compleja, la trama de Gantz se tomó la molestia de presentar una historia que parecía en deuda con casi todos los géneros cinematográficos, videojuegos, mangas, animes y hasta costumbres locales de Japón, con tal de narrar una historia. Esfuerzo que, con todas las precauciones consideradas, bien podía representar su más rotundo fracaso.

Pero detrás del proyecto había un narrador muchísimo más maduro de lo que inicialmente cupo suponer, pues como diversos autores de mangas famosos estilan, alientan la producción de un cliché visual con vicios autorreferenciales —la repetición de una misma mecánica para justificar la producción del título—, Hiroya sí se valió de cierto lugar común en el manejo de la historia, pero —hasta el momento no es del todo claro— tuvo a bien plantear una transformación poco frecuente en el desarrollo de los personajes orientales, específicamente la de Kurono Kei.

De primera mano un reverendo inútil con aires de grandeza, se trata del protagónico más repelente en la propuesta inicial de una historia: es bastante ordinario, egoísta, contradictorio, despectivo… Son bastantes sus atributos negativos. De hecho, se presenta de tal modo imbécil que su propia muerte resulta repulsiva por la estupidez con que reacciona:

Primero con asco y después recriminándole a su amigo, ¡pese a que le ayudó voluntariamente!

Con ambos elementos en juego —el altruista dispuesto a ayudar versus el cobarde egoísta que parece afortunado en la supervivencia—, en algún punto del relato, el lector descubre que cada una de las misiones es en realidad una batalla a muerte contra lo desconocido, contra adversarios letales cuyo peligro aumenta de una misión a otra, salvo porque en caso de agonizar o estar profundamente malheridos, mientras venzan al oponente, podrán volver a la habitación de Gantz reconstituidos por completo.

Pero ese protagonista hueco, preocupado sólo por sus intereses, aunque la mecánica de los manga tiende a presentar la evolución de un personaje hasta elevarlo a niveles heroicos más allá de lo ordinario —casi en calidad de semi dioses—, en este caso establece una metamorfosis harto sui generis, incluso en términos de los cánones occidentales.

El personaje “odioso” bien puede, en algún momento de la narración, adquirir cierto grado de empatía con el resto de sus allegados y quizás no modificar siquiera un poco de su visión del mundo, pero sí puede volverse un antihéroe agradable con quien lector/auditorio establece su identificación.

No obstante, cuando alrededor suyo predominan asesinos, fanáticos, pervertidos, traficantes, mercenarios, vagos, víctimas… ¿con quién establecer empatía? De hecho, siguiendo las líneas de Gantz, los débiles —quienes por simpatía con el lector deberían contar con más favores— a veces mueren; pero los fuertes —quienes tendrían más armas y elementos a su favor para resistir— también. Con dicha premisa, basada sobremanera en el caos y lo impredecible, ¿hacia quién se inclina la balanza?

El autor es material dueño del desarrollo de los eventos y lo aplica en todos y cada uno de los casos que considera pertinentes. Allí radica una de las razones del éxito de Gantz: rompe los esquemas tradicionales de las simpatías, incluso del autor con sus personajes mascota. Pero también constituyó la clave de sus diferentes etapas en la lectura occidental.

A %d blogueros les gusta esto: