Archive for the Ralph Bakshi Category

Dos realizadores para “El señor de los anillos” o Cómo chupar la teta de Tolkien

Posted in Animación, Cine, Historia, Ralph Bakshi with tags , , , , , , , on noviembre 27, 2008 by deepfocusmagazine

Aunque es cierto, Peter Jackson se encuentra entre los cineastas más propositivos e innovadores de los últimos años, también le cuelga de la espalda un peso muerto espectacular.

El señor de los anillos nunca fue un proyecto cinematográfico libre de problemas. Las anécdotas relatando el interés de Stanley Kubrick y John Boorman para sacar adelante la producción, tampoco son desconocidas.

No obstante, entre 1976 y 1977, Saul Zaentz (actual propietario de los derechos de la obra de J. R. R. Tolkien) y Ralph Bakshi ( Fritz, el gato [ Fritz The Cat , 1972], Coonskin [1975], La historia de la música americana [ American Pop , 1981], Hielo y Fuego [ Fire and Ice , 1983], Mundo Cool [ Cool World , 1992]…), unieron fuerzas para que la novela clasificada como imposible viera la luz.

Saul Saentz (izq.)  y Ralph Bakshi (1978)

Saul Zaentz y Ralph Bakshi (1978)

La realización se planteó como técnica mixta: dibujo animado y filmaciones con actores —para hacer con el material referencias de rotoscopio—, en parte para delinear el contraste entre los miembros de la comunidad del anillo y los ejércitos de Saurón.

Bakshi con el reparto de El señor de los anillos en el set  (1977)

Bakshi con el reparto de El señor de los anillos en el set (1977)

Sin embargo, a la mitad del proceso, United Artists suspendió los fondos por disparidad de criterios. De tal modo, Ralph Bakshi continuó en pie hasta el final de la primera parte del proyecto, sólo con dinero de su bolsillo.

Una vez estrenada la cinta, en 1978, recaudó lo invertido y tuvo un éxito comercial decoroso, pero considerando la extensión de la obra original, se finalizó nada más el contenido que comprende “La comunidad del anillo” y la primera mitad de “Las dos torres”. La segunda película, en que estarían las dos porciones restantes, conclusión de “Las dos torres” y “El retorno del rey”, se produjo pero no alcanzó a finalizarse.

Ya solo y por su cuenta, en medio de reacciones mixtas, Bakshi decide renunciar a cualquier proyecto de adaptación para proseguir con proyectos personales. Incluso el apoyo inicial de Saul Zaentz, disminuyó hasta desvanecerse por completo.

Sin ser un hecho confirmado, fechas y evidencias indican que Saentz compró los derechos literarios de la obra, para desde allí controlar cualquier futuro movimiento de la misma, incluida la adaptación de Bakshi, justo donde se oscurece el manejo del material creado por él, para luego ser usado como referencia por Peter Jackson.

Árbol

Bakshi (1978)

Jackson (2001)

Persecución de los jinetes

Bakshi (1978)

Jackson (2001)

Moria

Bakshi (1978)

Jackson (2001)

Gandalf y el Balrog

Bakshi (1978)

Jackson (2001)

Años después, ya en el Siglo XXI, primero por quejas de Bakshi, a la que se sumaron periodistas que sabían o habían visto la realización, Peter Jackson debió responder en más de una ocasión qué pensaba en torno al trabajo de Ralph Bakshi.

Bakshi dirigiendo

Bakshi dirigiendo

Al principio, Jackson respondió “¿Ralph quién?”

Ante la insistencia y acosado por internet, mediante evidencias como la anterior, Peter Jackson reconoció que fue gracias a Bakshi que se acercó a la obra de Tolkien y como llegó a considerar la posibilidad de filmar su propia versión de la cinta. En la práctica, jamás hizo tal cosa.

De hecho, aunque sí hay elementos que pueden considerarse sus aportaciones, Jackson cometió el error de repetir escenas y las mismas libertades que se tomó Bakshi.

En el set

En el set

Llegó hasta el punto de exceder la importancia del ahora llamado PreViz (previsualización por computadora), para certificar que se trataba de una película estudiada desde todo ángulo para ser más efectiva —como si fuese cosa de ciencia. Pero en eso también se equivocó, porque hizo lo que todo mundo insiste no debe hacerse, confiar demasiado en materiales que no son definitivos, pues mientras Bakshi usó el rotoscopio hasta el cansancio, el empleó en exceso el PreViz.

Así, cuando Jackson cumplió con su cometido, tres películas de “El señor de los anillos”, para que le soltaran los derechos para filmar su propia versión de King Kong —convenio y razón porque aceptó el proyecto de Tolkien—, armado con guión, fama y equipo de cómputo de alta tecnología para hacer PreViz, enfrentó la más ingrata de todas las taquillas, un verdadero fracaso: le faltó material de previsualización con sello Bakshi.

Bakshi dibujando

Bakshi dibujando

Reblog this post [with Zemanta]
A %d blogueros les gusta esto: