Archivos para febrero, 2012

El extraño caso del libro promovido

Posted in Artes, Autores, Cine, Comics, Literatura with tags , , , , , , , , , , on febrero 18, 2012 by deepfocusmagazine

En 2005, entre las series populares de la casa editorial Marvel, se publicó la miniserie Marvel Zombies, una extraña aventura en torno al resultado de 4 fantásticos que entraban en contacto con su versión alternativa de otra dimensión, salvo porque una vez formalizado el encuentro, los héroes del mundo paralelo en realidad eran los despojos de una forma de contaminación que había convertido a todos los superhéroes en zombies, quienes a su vez habían devorado a todos los humanos normales, hasta que ya solos y sin más recursos con que sostenerse, deciden intentar nuevos medios para seguir devorando seres vivos.

A partir de entonces, durante dos años se presentó una suerte de boom editorial que propició la aparición de títulos con una temática similar en diferentes casas de cómic. Al cabo de unos meses, ante la millonaria recaudación, esa iniciativa se materializó en un descubrimiento cultural del que no se tenía conciencia: los zombies son para los estadounidenses el equivalente de Godzilla para los japoneses, en apariencia porque el interés enmascara la paranoia ante la explosión de las torres gemelas en Estados Unidos. La potencial amenaza de un zombie no es otra cosa que la metáfora del miedo ante un golpe terrorista siempre latente.

Pero lejos de limitarse al espacio del cómic, el número de ficciones que en 2009 trataron el tema alcanzó 15 títulos y la atención de Publishers Weekly, que dedicó un artículo a la rara emergencia de semejante racha de creadores enfocados en el tema, ya que mientras La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, George A. Romero, 1968) inauguró la referencia definitiva con que se instalaría el género en la cultura popular, antes de cierta fecha no se había presentado una variante a cargo de asimilar relatos originales para variar su argumento de tal forma, que la expectativa original quedase modificada por la licencia inscrita en el nuevo argumento. En ese mismo texto se mencionó el best-seller responsable de la inserción del fenómeno en la narrativa de ficción: Pride & Prejudice & Zombies (Orgullo, prejuicio y zombies).

Interpretación libérrima del original de Jane Austen, el libro nació por sugerencia de Jason Rekulak, quien se comunicó con Seth Grahame-Smith para darle el título, cuya mención bastó para que el autor tomase todos los elementos de la novela, de la que retiró la atmósfera de ominosidad pre victoriana para volverla explícitamente sobrenatural.

Por diversas razones, pese a que el trabajo experimentó una de las golpizas más severas en la historia de la crítica literaria, su fama se elevó a la estatura de un evento sin precedentes en la literatura de clásicos populares. Además, Rekulak se las ingenió para hacer del libro un fenómeno masivo de la cultura contemporánea valiéndose de todos los recursos a su alcance, incluido uno que se empleó para editoriales independientes, a propósito de la promoción de ediciones especiales de cómics, mediante el estímulo de animadores para consolidar la promoción de una publicación: el cortometraje publicitario.

Tal es el caso de esta secuela de Pride…, en cuyos avances se aprecia buena parte del tono burdo y desenfadado de Quirk Books:

Pero en lugar de concluir allí, ahora resulta que en su catálogo figuran Android Karenina (según el clásico de Tolstoi),

la Meowmorphosis (a partir de Kafka),

así como otra variante de Jane Austen, Sensatez, sentimientos y monstruos marinos.

Así las cosas, lo que se consideraría una franca arbitrariedad rayana en lo absurdo, hoy aparece como “Literatura remix”, todo un ejercicio de actualización que se ha apropiado de la “inmovilidad” de los clásicos para jugar con ellos indistintamente, pero en lugar de violentar el aprecio de un hipotético público, se ha convertido en un genuino éxito.

Quizás se consideraría un acierto de Rekulak, pero lo que comenzó con zombies empieza a tener matices que ya no se quedan en una muestra aislada. Seth Grahame-Smith continuó trabajando a partir de la premisa inicial y su segundo trabajo Abraham Lincoln: Vampire Hunter ha cobrado vida propia.

Publicado apenas el año pasado, le bastó aparecer en librerías para que los derechos del libro se volvieran material cinematográfico a cargo de Timur Bekmambetov, realizador de Night Watch y Day Watch de Sergey Lukianenko, además de Wanted, de Mark Millar.

Si acaso hay alguna duda, que el avance hable por sí mismo, pero, ¿quién hubiera pensado que una extravagancia como los zombies llegaría  tan lejos?

A %d blogueros les gusta esto: